Hipnosis

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué es la hipnosis?
    Uno de los supuestos teóricos más comúnmente aceptados es que se trata de un estado no ordinario de la conciencia, a través del cual se tiene un acceso más inmediato a las estructuras psicológicas más profundas del ser humano, donde reside el comportamiento más irracional. La hipnosis es realmente un estado de conciencia más familiar de lo que se puede pensar, puesto que todos pasamos en algún momento del día por el mismo. Por ejemplo, cuando nos vamos quedando dormidos, en ese momento de transición entre vigilia y sueño.
  • ¿Qué diferencia hay entre la hipnosis de espectáculo y la hipnosis clínica o terapéutica?
    La hipnosis de espectáculo se realiza de cara a satisfacer el morbo de los espectadores, buscando recrear la fantasía de que el hipnotizador de turno tiene poder para anular o controlar la voluntad del sujeto hipnotizado. Esta es un posibilidad totalmente falsa, ya que no se puede hipnotizar a nadie en contra de su voluntad. Las personas que se ofrecen para ser hipnotizadas en un espectáculo suelen tener una personalidad histriónica y exhibicionista, por lo que están dispuestos a salir al escenario para llamar la atención. En cambio, el uso clínico o terapéutico de la hipnosis trata de llevar a la persona a un estado de conciencia diferente al normal, con el objetivo de modificar en positivo componentes psicológicos del paciente para mejorar su vida.
  • ¿Qué es la Programación Neurolingüística (PNL)?
    La PNL defiende que nuestras experiencias internas tienen de hecho una organización y una estructura que se puede redirigir. La PNL trabaja en el nivel de procesos internos como creencias, motivaciones o pulsiones, que en ocasiones nos llevan a desarrollar comportamientos repetidos y no deseados, pero que no son inmutables y pueden ser reorientados, especialmente a través de la terapia hipnótica.
  • ¿Quiénes pueden ser hipnotizados y quienes no?
    Puede ser hipnotizada toda persona de inteligencia media que tenga una buena capacidad de imaginación y visualización, y que logre seguir las sugestiones del hipnoterapeuta. No pueden ser hipnotizadas las personas con dispersión mental o con algún trastorno como demencia senil, esquizofrenia. Tampoco aquellas que sufran ataques epilépticos.
  • ¿Hasta que punto el hipnotizador tiene poder sobre la persona hipnotizada?
    Hasta el punto que el hipnotizado se lo conceda, ya que toda hipnosis es autohipnosis. La persona hipnotizada es dueña en todo momento de su voluntad y puede salir del trance cuando lo considere oportuno.
  • ¿Qué problemas físicos, enfermedades y dolencias pueden recibir ayuda de la hipnosis?
    Todas, directa o indirectamente. La hipnosis terapéutica contribuye al equilibrio psicológico y a mejorar la actitud mental, lo que siempre ayuda en el proceso de curación y sanación. La Psiconeuroinmunología demuestra que el cerebro tiene terminaciones nerviosas que conectan con el sistema de defensa del cuerpo humano, por lo que ya no se puede dudar de que la mente tiene un papel fundamental sobre el sistema inmune, pudiendo llegar en ocasiones a determinar el proceso curativo o la enfermedad.
  • ¿Cuántas sesiones pueden ser necesarias para solucionar un problema en estado de hipnosis?
    Depende de la gravedad, del tipo de problemática, del tiempo que se esté sufriendo la misma y de la persona. Sin embargo, ha quedado ya demostrado por diversos estudios científicos que toda psicoterapia mejora habitualmente su eficacia si se realiza en estado de hipnosis.
  • ¿Las técnicas hipnóticas están en contradicción con la medicina alopática?
    No, todo lo contrario, pueden ser complementarias y ayudan al proceso de curación.