Hipnosis

Padres de la hipnosis moderna

  • Franz Anton Mesmer (1734-1815): doctor en Medicina y Filosofía en Viena. Creador de un método al que denominaba 'magnetismo animal'. Su sistema curativo se basaba en fundamentos teóricos propugnados en el siglo XVI por Paracelso (1493-1541), quien creía en las influencias cósmicas y la interrelación entre los cuerpos celestes y el hombre. Se le considera como el propulsor del moderno hipnotismo. Mesmer postulaba que el hombre tenía una fuerza o energía magnética, que debía estar perfectamente armonizada y, cuando esto no ocurría, llegaba la enfermedad. Creó su famosa 'Baquet' o cubeta de la salud, un recipiente de madera de grandes dimensiones en el que introducía unas botellas llenas de agua, de las que sobresalían unas largas varillas de cobre. El agua había sido previamente “magnetizada” por el mismo Mesmer y los pacientes se aplicaban dichas varillas con fervor casi religioso sobre las partes enfermas del cuerpo. Logró curaciones casi milagrosas.
  • James Braid (1795-1860): neurocirujano escocés, considerado como el padre del moderno hipnotismo. A él le debemos la palabra Hipnosis, que creó a partir del término 'Hypnos', dios del sueño en la mitología griega. Braid defendía que “la fijación sostenida de la mirada paralizando los centros nerviosos de los ojos y sus dependencias, destruyendo el equilibrio del sistema nervioso, produce el fenómeno hipnótico”. Fruto de sus observaciones, después de trascurrido más de dos años, publicó una obra que tituló 'Neurohipnología'. Gracias a Braid, el fenómeno en sí cuenta con unos fundamentos científicos.
  • Jean-Martin Charcot (1825-1893): catedrático de Anatomía Patológica francés. Dirigió el hospital de la Salpetriere, el más importante centro de investigaciones sobre el cerebro de su época. Maestro de Pierre Janet, uno de los grandes de la psicología experimental, y del propio Sigmund Freud. Ambos estudiaron con él los fenómenos del hipnotismo. Después de cuatro años de experimentos en la Salpetriere con un grupo de histéricas, a las que no hipnotizaba él, si no sus discípulos, envió un informe a la Academia de Medicina de París. De esta manera, el hipnotismo, que antes había sido expulsado de ella, volvió de la mano de tan eminente hombre de ciencia.
  • Hippolyte Bernheim (1840-1919): este doctor francés ofreció una extraordinaria introducción al estudio del trance hipnótico a través de su obra 'De la Sugestión y de sus Aplicaciones a la Terapéutica', publicada en 1889. Bernheim y sus colegas de Nancy demuestran que los fenómenos hipnóticos y los procesos habituales de la vigilia y el sueño son regidos por las mismas leyes psicológicas. De tal manera que el uso de la hipnosis es estudiado en la esfera de la psicología.
  • Sigmund Freud (1856-Londres): este austríaco, padre del psicoanálisis, estudió la hipnosis en la Universidad de Nancy con los maestros del moderno hipnotismo, Bernheim y Liebeault, y con el profesor Charcot en la Salpetriere. Al principio, Freud utilizó la hipnosis en el tratamiento contra la neurosis, aunque después la abandonó. No obstante, tuvo la honestidad profesional de reconocer que “nunca se ponderará bastante la importancia del hipnotismo para la historia de la génesis del psicoanálisis” porque “tanto en su sentido teórico como terapéutico, el psicoanálisis administra una herencia que el hipnotismo le transmitió”.
  • Carl Gustav Jung (1875-1961): eminente psiquiatra suizo al que Sigmund Freud había nombrado “mi príncipe heredero”, ya que le consideraba el mejor representante y continuador del psicoanálisis. A Jung se le puede considerar como uno de los más importantes representantes en el siglo XX en el estudio de la psique y del alma humana. Él tuvo el valor de reivindicar la naturaleza religiosa del psiquismo. Nos habló del mundo invisible de símbolos y arquetipos, logrando que parte de la ciencia aceptara la revalorización de lo espiritual. Además, investigó en distintas fuentes intentando comprender la psique humana, el mundo de los sueños y sus contenidos. Sus investigaciones abarcaban el campo de lo transpersonal porque entendía que somos algo más que un cuerpo y un cerebro. Los estudios de Jung se dirigieron sobre culturas tan dispares y distintas como los Indios Pueblo de la cultura Apache en el norte de México o culturas del África negra, pasando por la alquimia medieval y sus símbolos. Fruto de todas esas investigaciones, que también comprendieron el I Chin Chino o el Budismo Zen, desarrolló una visión transpersonal de la psique humana, con nociones como el Inconsciente Colectivo o los Arquetipos. Se le considera como uno de los padres de la Psicología Transpersonal. Jung utilizó el trance hipnótico en su práctica psiquiátrica con sus pacientes.
  • Santiago Ramón y Cajal (1852-1934): el español que logró el Nobel de Medicina en 1910 es conocido por su trabajo pionero sobre la estructura fina, llamada glía, del sistema nervioso,que demostró la discontinuidad celular de las neuronas y anticipó el mecanismo de propagación del impulso nervioso. Una labor suya menos conocida pero igualmente importante, es el estudio y práctica de la hipnosis. Su confianza en tal método lo demuestra el hecho de que ayudó a su propia mujer en el proceso de dar a luz a sus hijos mediante el trance hipnótico.
  • Milton H. Erickson: El maestro moderno de la hipnosis clinica llamada naturalista o ericksoniana